El Tai Chi o el perfume de un jazmín por Omar Cyrulnik

Si intento hablar de una flor son muchas las características que puedo destacar para definirla: forma, textura, color, etc., pero cuando nombro una flor la primer y más fuerte asociación se produce con la palabra perfume.
Bien, como definir con palabras el perfume de un jazmín, hasta poder imaginarlo?. Algo similar sucede si quiero hablar del Tai Chi.


Puedo hablar de él en su forma pero para conocerlo tengo que acercarme, soltar bien el cuerpo, concentrar mi atención, e ir percibiendo su perfume.
Cuanto más suelte mi cuerpo, cuanto más concentre mi atención, más y más será la posibilidad que tenga de aumentar mi percepción.

Cuando ocasionalmente en lo cotidiano nos encontramos con la belleza de un atardecer en el campo, una caminata en un bosque, o simplemente saboreando con tiempo un exquisito plato de nuestra comida favorita, todo nuestro cuerpo se vuelve una antena sensible.
Ese estado de máxima presencia, aparentemente producto de una estimulación externa, es en realidad posible por una natural capacidad del hombre, un tesoro que todos guardamos en nuestro interior.

Los que nos dedicamos a una actividad artística, y aun más puntualmente los que somos artistas del escenario, sabemos bien que el verdadero instrumento con el que trabajamos es nuestro cuerpo, en el sentido completo del término, (externa e internamente).
De él surgirá el sonido que nos identifique, nuestro propio sonido.
Con él estaremos en ese ritual que es el concierto, recital o como nos plazca llamarlo.

Mantener nuestro cuerpo afinado debería ser parte de nuestra tarea diaria.

El Tai Chi es un entrenamiento de energía, un entrenamiento del material que llena todas las formas.
Este entrenamiento se realiza a partir de prácticas concretas, con ejercicios para soltar las articulaciones, desbloquear los tendones, adquirir mayor vigor y elasticidad .Son movimientos suaves y firmes, rápidos y lentos, y a partir de ir entrando en la serenidad entrenamientos interiores que desarrollan la concentración y percepción.

La razón que me llevó a empezar con el Tai Chi en su momento fue una imbatible y hoy desaparecida tendinitis y la búsqueda de un mejor estado de trabajo sobre el escenario.

Las puertas que desde ese momento se fueron abriendo son innumerables y ya forman parte de mi propio camino.

Tan innumerables como las conclusiones que cada individuo puede dar del perfume de un jazmín.

Omar Cyrulnik
guitarra_criolla@hotmail.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email